Ruta del Vino Ribera del Duero

Hoy quería hablaros de una iniciativa muy interesante que han realizado desde la Ribera del Duero. Se trata de la Ruta del Vino Ribera del Duero. Con la base de sus grandes vinos y el eslogan “Ven y Ribérate”, quieren integrar gastronomía y turismo para ofrecer una experiencia cercana a todos los amantes del buen vino. Para ello tenemos 4 provincias de Castilla y León: Burgos, Segovia, Soria y Valladolid con un total de 54 municipios, 55 bodegas, 22 restaurantes, 20 alojamientos, 12 enotecas y centros especializados, 21 museos y centros de interpretación, 3 spas, centros de degustación y cursos de cata y agencia de viajes, una quesería y bares de vinos. Una oferta completísima y con todas las facilidades para configurar una experiencia a nuestra medida.

Que los vinos de la Ribera del Duero son de los mejores de España no hay duda alguna. La Ribera abarca 115 km de este a oeste. Allí hay 21.000 hectáreas de viñedo plantado donde se embotellan cada año 50 millones de litros de vino. Vinos reconocibles con personalidad, en una tierra que los cuida y mima para conseguir siempre vinos de gran calidad. Y es que los viticultores de la Ribera del Duero se han adaptado a las necesidades de los viajeros para ofrecer desde paseos a caballo entre viñedos, comidas en las propias bodegas, catas, rutas cicloturísticas…y lo que es más importante: abrir las puertas de sus bodegas para demostrar que el vino forma parte de su cultura y de su vida.

Para complementar la experiencia en torno al vino, nada mejor que una buena comida. Y para ello se invita a probar las especialidades de la zona: embutidos, quesos, setas de temporada, sopa castellana, pimientos asados, torta de aceite o cuajada de Burgos con miel de flores, son algunos de los platos más representativos de la zona. Para maridar un Ribera del Duero destacan las carnes y entre ellas uno de los grandes protagonistas es el cordero lechal. Elaborado en hornos de barro a baja temperatura alimentados por leña, se consigue una carne delicada, rosada y jugosa que se deshace en la boca. El Consejo Regulador IGP vela desde el nacimiento mismo de los lechazos por la procedencia y la calidad del producto.

Y para elegir alojamiento tenemos también un gran abanico de posibilidades. Tenemos planes y experiencias originales para familias con niños, para parejas, para grupos de amigos, para empresas y para deportistas. Desde posadas clásicas como la Posada Real Sitio de Ventosilla en la que durmió Felipe III,  hasta Spas con tratamientos de vinoterapia o baños relajantes con metales preciosos como el nácar o el oro.

Además no podemos olvidarnos de la infinidad de pueblos con encanto en los que perdernos como Haza, Langa de Duero, Roa, Peñafiel, Aranda de Duero, San Esteban de Gormaz, Atauta, La Horra…una excusa más para disfrutar del vino rodeados de monumentos, castillos, torreones y claustros.

En definitiva, planes para todos los públicos en torno al vino para disfrutar y conocer más esta zona gracias a esta genial iniciativa llamada Ruta del Vino Ribera del Duero que no podéis perderos. Si queréis más información entrad en http://bit.ly/rutadelvino

Ruta-del-Vino-Ribera-del-Duero

 

 

Compártelo.


2 Comments

  1. Joseda noviembre 8, 2012 1:01 pm  Responder

    Ahora mismo me tomaba un vinito de esos…

    • Enrique noviembre 8, 2012 1:14 pm  Responder

      Pues si, nunca es mal momento y menos un buen Ribera!!!!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *